Ejecutivos en jefe

Qué Hacen

Los altos ejecutivos diseñan estrategias y políticas para garantizar que las organizaciones cumplan sus metas. Planifican, dirigen y coordinan las actividades operativas de empresas y organizaciones privadas y públicas.
 
Responsabilidades. Los altos ejecutivos habitualmente se ocupan de lo siguiente:
 
  • Establecer e implementar metas, políticas y procedimientos departamentales u organizacionales
  • Dirigir y supervisar las actividades financieras y presupuestarias de una organización
  • Dirigir las actividades generales relacionadas con la fabricación de productos y la prestación de servicios
  • Consultar con otros ejecutivos, personal y miembros del consejo sobre las operaciones generales
  • Negociar o aprobar contratos y acuerdos
  • Designar a los directores y gerentes de departamentos
  • Analizar estados financieros, informes de ventas y otros indicadores de desempeño
  • Identificar posibles formas de reducir costos y mejorar el desempeño, las políticas y los programas
 
Las responsabilidades de los altos ejecutivos dependen en gran medida del tamaño de una organización. Por ejemplo, el dueño o gerente de una pequeña organización, como una tienda minorista independiente, a menudo es responsable de las compras, contrataciones y capacitación, los controles de calidad y las tareas diarias de supervisión. En organizaciones de mayor tamaño, por otro lado, los altos ejecutivos suelen centrarse más en la formulación de políticas y la planificación estratégica, mientras que los gerentes generales y de operaciones se ocupan de las operaciones diarias.
 
Los siguientes son ejemplos de algunos tipos comunes de altos ejecutivos:
 
Los directores generales (CEO), también conocidos como directores ejecutivos, presidentes y vicepresidentes, se ocupan de la dirección General de las empresas y organizaciones. Los directores generales dirigen las operaciones de la empresa, formulan políticas y se aseguran de que se cumplan las metas. Colaboran con otros altos ejecutivos y dirigen su trabajo, y habitualmente deben responder a un consejo de directores.
 
Las empresas también pueden contar con directores generales que dirigen a varios departamentos o se centran en áreas específicas de trabajo:
 
  • Los directores financieros son responsables de la precisión de los informes financieros de la empresa u organización, especialmente entre las empresas que cotizan en bolsa. Dirigen las metas, objetivos y presupuestos de la organización. Por ejemplo, pueden supervisar la inversión de fondos y administrar los riesgos asociados.
  • Los directores de informática son responsables de la dirección tecnológica general de una organización, que incluye administrar los sistemas de tecnologías de la información y computadoras. Organizan y supervisan a los trabajadores, proyectos y políticas relacionados con las tecnologías de la información.
  • Los directores de operaciones supervisan a otros ejecutivos que dirigen las actividades de diversos departamentos, como los de recursos humanos y ventas. También implementan los lineamientos de la organización en las operaciones diarias.
  • Los directores de sostenibilidad se ocupan de cuestiones de sostenibilidad a través de la implementación o supervisión de una estrategia corporativa de sostenibilidad. Por ejemplo, pueden dirigir programas y políticas relacionadas con cuestiones ambientales y garantizar que la organización cumpla la normativa ambiental y otras normas gubernamentales.
 
Los alcaldes, junto con los gobernadores, intendentes y administradores de condados, son directores generales en los gobiernos. Habitualmente supervisan presupuestos, programas, y el uso de recursos. Los alcaldes y gobernadores deben ser elegidos para sus cargos, y los gerentes y administradores habitualmente son nombrados.
 
Los superintendentes y presidentes de instituciones de educación superior o universidades son directores generales en distritos escolares e instituciones postsecundarias. Además de supervisar las operaciones, administran cuestiones como los logros de los estudiantes, los presupuestos y recursos, y las relaciones con agencias gubernamentales y otras partes interesadas.
 
Los gerentes generales y de operaciones supervisan operaciones demasiado diversas y generales para ser clasificados en una única área gerencial o de administración. Sus responsabilidades pueden incluir la formulación de políticas, la gestión de las operaciones diarias, y la planificación del uso de materiales y recursos humanos. Se ocupan de programar los horarios del personal, asignar tareas, y garantizar que se completen los proyectos. En algunas organizaciones, las tareas de los directores generales pueden superponerse con las de los gerentes generales y de operaciones.
 

Ambiente Laboral

Los administradores o altos ejecutivos ocuparon aproximadamente 2.1 millones de puestos de trabajo en 2010. Aproximadamente el 83 por ciento de esos puestos correspondían a gerentes generales y de operaciones, y el 17 por ciento a directores generales. Los altos ejecutivos participan en casi todos los sectores de la economía. Trabajan tanto en organizaciones grandes como pequeñas, que van desde micro emprendimientos unipersonales hasta compañías con miles de empleados.
 
Los altos ejecutivos de organizaciones grandes suelen contar con grandes oficinas y numeroso personal de apoyo. Sin embargo, el trabajo de los altos ejecutivos a menudo es estresante, ya que estos trabajadores están bajo una intensa presión por lograr el éxito. Los ejecutivos a cargo de organizaciones o departamentos con bajo desempeño pueden ver peligrar sus empleos.
 
Los altos ejecutivos pueden viajar mucho para asistir a reuniones y conferencias o visitar las oficinas locales, regionales, nacionales e internacionales de sus empresas. En las grandes organizaciones, los ejecutivos pueden a veces ser transferidos de un puesto a otro entre oficinas locales o subsidiarias.
 
Horarios de Trabajo. La mayoría de los ejecutivos y gerentes generales trabaja normalmente muchas horas, incluso en horarios vespertinos y los fines de semana. Sin embargo, algunos pueden fijar sus propios horarios.
 

Cómo Hacerse Uno

Si bien su educación y capacitación varían mucho según el puesto y el sector, muchos altos ejecutivos cuentan al menos con un título de licenciatura y una experiencia laboral considerable.
 
Educación. Muchos altos ejecutivos cuentan con un título de licenciatura o maestría en administración de empresas o áreas relacionadas con su especialidad. Los rectores de universidades y superintendentes de escuelas suelen tener un título de doctorado en el campo en que originalmente enseñaban, o en administración educativa. Los altos ejecutivos en el sector público a menudo cuentan con títulos en administración de empresas, administración pública, derecho, o humanidades. Los altos ejecutivos de grandes corporaciones suelen contar con títulos de maestría en administración de empresas (MBA).
 
Los altos ejecutivos que son ascendidos desde puestos gerenciales o de supervisión de menor nivel en sus propias empresas a menudo pueden sustituir la educación con experiencia. En los sectores como venta minorista o transporte, por ejemplo, quienes no cuentan con títulos universitarios pueden ascender hasta niveles superiores en la empresa y convertirse en ejecutivos o gerentes generales.
 
Experiencia Laboral. Los altos ejecutivos deben contar con experiencia laboral relacionada. Los altos ejecutivos en algunas empresas son ascendidos dentro de la organización. Sin embargo, otras empresas pueden preferir contratar personas externas a la organización.
 
Los directores generales habitualmente necesitan una amplia experiencia gerencial. También se espera que los ejecutivos cuenten con experiencia en el área de especialización de la organización. La mayoría de los gerentes generales y de operaciones contratados para integrarse a una organización necesitan experiencia de supervisión o dirección de niveles inferiores en un campo relacionado.

Cualidades Importantes (Perfil del Estudiante)

Habilidades de comunicación. Los altos ejecutivos deben ser capaces de comunicarse en forma clara y persuasiva. Deben discutir de manera eficaz los problemas y negociar con otros, dirigir a sus subordinados y explicar sus políticas y decisiones a otras personas dentro y fuera de la organización.
 
Habilidades para la toma de decisiones. Los altos ejecutivos necesitan habilidades para la toma de decisiones cuando fijan políticas y dirigen una organización. Deben evaluar las distintas opciones y elegir el mejor curso de acción, a menudo en forma diaria.
 
Habilidades de liderazgo. Los altos ejecutivos deben ser capaces de liberar a una organización exitosa coordinando políticas, personas y recursos.
 
Habilidades de administración. Los altos ejecutivos deben organizar y dirigir las operaciones de una organización. Por ejemplo, deben dirigir planes de negocios, empleados y presupuestos.
 
Habilidades para la resolución de problemas. Los altos ejecutivos necesitan habilidades para resolver problemas cuando identifican cuestiones que hay que modificar en las organizaciones. Deben ser capaces de reconocer deficiencias e implementar eficazmente soluciones.
 
Habilidades de gestión del tiempo. Los altos ejecutivos deben ser capaces de efectuar muchas tareas a la vez, habitualmente bajo su propia dirección, para garantizar que se haga el trabajo y cumplir con sus metas.
 

Perspectivas Laborales

Se proyecta que el empleo de los altos ejecutivos aumentará un 5 por ciento entre 2010 y 2020, más lento que el promedio de todas las ocupaciones. El crecimiento del empleo variará ampliamente según el sector y depende en gran medida de la tasa de crecimiento de esa parte de la economía.
 
Los altos ejecutivos son fundamentales para mantener el funcionamiento de empresas y organizaciones. Su trabajo —formular estrategias y políticas— es primordial para el éxito de las empresas. Sin embargo, cuando las empresas crecen, la cantidad de altos ejecutivos no aumenta tan rápidamente como el número de sus empleados. Por lo tanto, no se prevé que los altos ejecutivos experimenten un crecimiento del empleo tan elevado como el de los empleados que supervisan.
 
El crecimiento del empleo será impulsado por la creación de nuevas organizaciones y la expansión de las existentes, que requerirán más gerentes y ejecutivos. Sin embargo, el empleo se verá afectado negativamente por las fusiones. Cuando las empresas se consolidan, a menudo se pierden puestos gerenciales.
 
Oportunidades de Empleo. Los administradores o altos ejecutivos deberían encontrar una competencia muy dura por los empleos. La alta paga y el prestigio asociado con los puestos atraen a una gran cantidad de postulantes cualificados. En el caso de los directores generales, quienes cuenten con títulos avanzados y una gran experiencia gerencial tendrán las mejores oportunidades. En el caso de los gerentes generales y operativos, los requisitos educativos varían según la industria, pero los candidatos que demuestren sólidas habilidades de liderazgo y experiencia para obtener resultados positivos tendrán mejores oportunidades laborales.
 

Salario

La mediana salarial anual de los directores generales en USA fue $165,080 en mayo de 2010.
 
Cita de la Fuente:
Oficina de Estadísticas Laborales, U.S. Department of Labor, Occupational Outlook Handbook en Español (OOH), Edición 2012-13, Altos Ejecutivos, en Internet http://www.bls.gov/es/ooh/management/top-executives.htm (visitado 11\16\2014).