Música

De qué trata esta carrera o profesión

Estos estudios se imparten de diferente manera en los distintos centros de estudio que los dan y también la forma y el reglamento aprobado varía en cada país. La siguiente descripción da una idea de lo que podrían ser en su localidad.

Las enseñanzas de música están divididas en tres grados. El Grado elemental, de cuatro años de duración, da lugar a la obtención del correspondiente certificado de estudios. El Grado medio se estructura en tres ciclos, cada uno de dos cursos académicos de duración. La superación del tercer ciclo de este grado da derecho al título profesional en la especialidad correspondiente.

El Grado superior comprende un solo ciclo cuya duración es de cuatro o cinco cursos, dependiendo de la especialidad elegida. Con la finalización de estos estudios se obtiene el Título Superior de Música en la especialidad cursada, equivalente a Licenciado Universitario.

Las especialidades instrumentales del grado elemental son: Acordeón, Arpa, Clarinete, Clave, Contrabajo, Fagot, Flauta travesera, Flauta de Pico, Guitarra, Instrumentos de Púa, Oboe, Percusión, Piano, Saxofón, Trompa, Trompeta, Trombón, Tuba, Viola, Viola de Gamba, Violín y Violonchelo.

En el grado medio se puede continuar cursando cualquiera de las especialidades instrumentales que se estudian en el grado elemental, y además estas nuevas opciones: Canto, Instrumentos de cuerda pulsada del Renacimiento y Barroco, y Órgano.

En el grado superior el número de especialidades se amplía aún más, sumando a las que se permiten en los otros grados, las siguientes: Composición, Dirección de Coro, Dirección de Orquesta, Etnomusicología, Flamenco, a su vez con las opciones de Guitarra flamenca y Flamencología; Instrumentos de la música antigua, Instrumentos de la música tradicional y popular, Jazz, Musicología, Pedagogía, a su vez con las opciones de Pedagogía del lenguaje y la educación musical y Pedagogía del canto y de las especialidades del grado elemental de música además de órgano.

Qué perfil deben tener estos estudiantes

Por lo anteriormente expuesto es fácil entrever el perfil de la persona que realiza estos estudios. Ante todo tiene que tener vocación. A este respecto, la última legislación intenta evitar la masificación de los conservatorios con estudiantes no interesados. Por otra parte, debe ser un virtuoso de, al menos, un instrumento, además de tener otras dotes como: buena capacidad auditiva, capacidad melódica y psicomotriz, sentido del ritmo, creatividad y destreza. En definitiva, un cúmulo de virtudes que requieren como mínimo la vocación y mucha dedicación.

Qué perspectivas pueden tener estos profesionales

Los músicos, al igual que los profesionales del resto de especialidades artísticas, se enfrentan a una competencia de talentos que les obliga a conjugar sus estudios con unas determinadas cualidades o aptitudes. Estos profesionales suelen desarrollar sus servicios por cuenta ajena en orquestas y bandas musicales de carácter privado, nacionales, municipales, locales o militares. En realidad, existe una gran demanda de instrumentistas y concertistas, máxime de cuerda, lo que obliga a muchas orquestas a aceptar alumnos del grado superior.

Mención aparte merece la alternativa profesional de profesor de música, que se dedica a la educación de la voz y el oído de una manera técnica y con fines puramente musicales. Las posibilidades como profesor están en bandas de música, conservatorios, escuela de música, orquesta y profesor de música en enseñanza primaria y secundaria. Por supuesto, no desaparece la figura del profesor particular, a pesar de haber desaparecido el examen por libre. Para ejercer la docencia en conservatorios o centros autorizados será necesario estar en posesión del título de licenciado, ingeniero, arquitecto o equivalente y haber cursado las materias pedagógicas que se establezcan.

Las funciones que usualmente desempeñan

Una profesión fruto de los tiempos actuales es el compositor y músico de publicidad. No sólo se hacen adaptaciones de piezas existentes para los comerciales, sino que se crean músicas específicas para los productos, para espacios y programas televisivos. Algunas músicas son tan eficaces que consiguen estar en la mente de los consumidores.

Otras oportunidades profesionales son las de dirección de orquesta, compositor, corrector de partituras, director de arreglos musicales, cantante, archivero, documentalista, comentarista de radio y televisión, crítico musical, historiador de la música, musicólogo, e igualmente puede ejercer como editor musical y animador sociocultural.

Actualmente en la enseñanza musical, se fomenta la cualificación profesional en especialidades musicales como el jazz, la etnomusicología y los instrumentos de música tradicional y popular, dada la creciente demanda de nuestra sociedad actual por este tipo de manifestaciones culturales. Por último, también se promociona la investigación en el campo de la música.